Control de Clima 

Subcategorías

  • Ventiladores

    Dentro de una habitación de cultivo el flujo de aire es prácticamente nulo. El aire estancado y sin movimiento provoca fallos fatales en nuestras plantas. La falta de oxígeno en las hojas produce marchitez, así como problemas fúngicos, afecciones a las plantas y aumenta la proliferación de plagas. Es recomendable la instalación de ventiladores en el espacio de cultivo para mover constantemente el aire por toda la estancia, generar una correcta ventilación por cada rincón es muy importante, ya que se impide la acumulación de humedad y estancado de agua, además de provocar una mayor evapo-transpiración de las plantas.

    Si cultivas con armario puedes utilizar ventiladores con pinza, los cuales se instalan con facilidad a la estructura del armario. Colócalo donde lo necesites y con la pinza quedará fijado en un instante.

    Tienes disponibles ventiladores de suelo para pequeños cultivos sin armario, los cuales viene provistos de orificios para ser colgados de pared o techo. Pero si lo que necesitas es potencia, los ventiladores industriales son tu solución, pensados y diseñados para trabajar de forma continua.

    Si trabajas con mesas de cultivo tienes varias opciones. Puedes colocar ventiladores de pié, los que puedes regular de altura, conforme vayas necesitando, o puedes optar por una instalación mas profesional, con un ventilador de pared con mando a distancia. La comodidad de poder programar y modificar la velocidad del ventilador sin necesidad de andar entre el cultivo.

  • Extractores

    Los extractores son los encargados de la renovación del aire en cultivos de interior, y es uno de los factores mas importantes a tener en cuenta. Una renovación ineficiente provocará un crecimiento deficiente de nuestras plantas, mermando las producciones notablemente. Si una planta no tiene aire fresco cargado de oxígeno es incapaz de realizar la fotosíntesis de forma correcta, por ello las plantas crecen de forma irregular, no crecen a la velocidad y con la vigorosidad que debería, y esto se verá reflejado en la producción.

    Para la correcta instalación de un sistema de extracción hay que colocar la salida en la parte superior de la habitación o estancia de cultivo, ya que el aire más caliente se acumula en la parte alta de la sala, consiguiendo así evacuar el aire más viciado y a su vez bajando la temperatura del cultivo.

    La intracción o entrada de aire se colocará en la parte mas baja de nuestro cultivo, de esta forma el aire fresco que entra al cultivo se deposita en la parte bajahaciendo que el aire mas caliente ascienda hacia la salida de la extracción.

    Para que un cultivo realice una transpiración correcta y obtener el máximo rendimiento en cada sala o habitación de cultivo, es recomendable seguir una sencilla fórmula para averiguar el caudal de aire óptimo para unas producciones máximas.

    Para realizar el cálculo de caudal necesario para un sistema de extracción se aplica la siguiente fórmula. (m3 totales de habitación o armario x 60) así renovamos el aire de la habitación 1 vez por minuto.

    Si por ejemplo la habitación donde decidimos ubicar nuestro cultivo tiene unas medidas de 3 x 4 metros con una altura de 2,5 metros tenemos un total de 3 x 4=12 x 2.5= 30m3 x 60= 1800m3), en este caso sabemos que el extractor adecuado para esta sala completa sería de un caudal de 1800m3. Siguiendo esta fórmula tenemos margen para la temporización o conexión del sistema de extracción a un controlador de clima, contando con las pausas y regulaciones, para que éstas no afecten a la renovación eficiente del aire en la sala de cultivo. 

    Para el cálculo de la intracción de nuestra sala de cultivo, solo tenemos que dividir entre dos el resultado, ya que la incorporación de aire por la intracción está en un 50% del caudal de salida. Por lo que si el extractor tiene un caudal de 1800m3/h, la intracción correcta para este caso sería de 900m3/h

    En El Cultivar tienes a tu disposición gran cantidad de extractores, con distintos caudales y formatos, para poder adaptarse lo mejor posible a tus necesidades.

    Para pequeños cultivos en armarios o salas de poca dimensión, puedes utilizar cualquiera de los extractores tubulares disponibles, adaptando siempre el caudal necesario. O bien un TT de dos velocidades, un aparato de caudal medio con una gran versatilidad.  En este caso utilizaremos extractores helicoidales para intracción, ya que tienen bajos caudales y suelen ser acordes para esta función. Si tienes vecinos cerca evita cualquier ruido producido por aparatos ruidosos, el extractor Max-Fan es uno de los mas silenciosos del mercado, con una potencia capaz de llevar un cultivo de varias lámparas.

    Si eres un gran cultivador no puedes permitirte que tu cultivo no tenga la respiración adecuada, un extractor de gran caudal es necesario para el correcto funcionamiento de grandes espacios de cultivo. Los extractores Soft Box son la mejor opción para salas de cultivos de un tamaño considerable. Estos extractores vienen en una caja insonorizada para reducir el sonido producido por la gran potencia del motor, evitando así cualquier vibración, con caudales preparados para renovar en minutos el aire de una nave industrial.

    La última incorporación al mundo de la extracción son los extractores silenciados Q-Max de Can Filters, presentados en forma cilíndrica, altamente adaptables a los conductos de ventilación, con una gran potencia y caudal conseguido además de ser casi insonoros.

  • CO2

    El CO2 o dióxido de carbono, es un gas vital y necesario para la vida de nuestras plantas. Las plantas realizan la fotosíntesis, intercambian los gases del aire para realizar sus funciones vitales, la absorción de oxígeno durante la fase nocturna y la absorción de CO2 durante la fase diurna. Incrementar los niveles de CO2 en el cultivo durante su fase diurna se incrementa la captación de gases, por lo que  aumenta el nivel metabólico de la planta.

    Este incremento de dióxido de carbono en nuestro cultivo se va a reflejar en una producción intensa y exuberante, ya que vamos a llevar a nuestras plantas a su nivel máximo de absorción, aumentando la producción por m2 incluso en un 30% en.

    Tienes disponibles kits de CO2 en función del tamaño de tu cultivo.

    Para cultivos de pequeño y mediano tamaño puedes utilizar los cubos Boost CO2, los cuales repletos de materia orgánicadesprenden grandes cantidades de CO2 sin la necesidad de quemadores, evitando posibles incidentes. Una forma muy sencilla de aplicar dióxido a tu cultivo y llevarlo al máximo nivel.

    Si deseas poder controlar la intensidad de la aplicación de CO2, puedes utilizar un sencillo Kit con bombona, el cual incorpora una válvula con la que podrás controlar la emisión de gas al cultivo. Y si además queremos administrar un nivel en concreto de CO2 en función de la fase del cultivo, no tenemos mas que instalar un controlador de CO2, con el que podremos decidir cuantas partes por millón de CO2 queremos aplicar al cultivo.

    Para cultivos de mayor tamaño en los que se necesita un generador de alto nivel de dióxido de carbono para conseguir  incrementar los niveles de la sala. Para este tipo de cultivos se han diseñado unos generadores de CO2 mediante quemadoresdisponibles con distinto número de quemadores, para adaptarse al máximo a tu espacio de trabajo. Para el control de estos generadores tienes disponibles los mejores controladores de CO2 del mercado, una precisión extrema, ya que la instalación de controladores de baja calidad para grandes instalaciones puede ocasionar problemas.

  • Controladores de Clima

    Los factores climáticos son la base de un cultivo,poder controlar la temperatura y la humedad en un cultivo de interior es algo que ha mantenido a los cultivadores en vilo durante años, teniendo que temporizar tu extracción en cada ciclo, en cada época del año, estar pendiente del humidificador...

    Estas prácticas son cosa del pasado desde la incorporación al sector de los controladores de clima, los cuales facilitan mucho el trabajo a los cultivadores, manteniendo la sala de cultivo con unos parámetros establessin las complicaciones añadidaspor los cambios climáticos externos.

    Tienes disponibles controladores de clima, con los que poder controlar un pequeño cultivo. Simplemente tienes que conectar tu extracción o un calefactor al controlador indicando la temperatura deseada. 

    Dentro de los controladores de clima existen muchas variantes en función de los periféricos a conectar, así como las características deseadas del controlador.

    Tenemos disponibles controladores de clima con los que puedes controlar la presión en la habitacióncreando una presión baja entre extracción e intracción impidiendo de esta manera que los olores salgan de la sala.

    Controladores de temperatura con histéresis, para evitar una caída en las revoluciones de los aparatos conectados al mismo, a parte de conseguir un control total del clima en la habitación de cultivo alargamos notablemente la vida útil de los elementos que se conecten al controlador de clima.

    Puedes controlar la temperatura y la humedad relativa con el Controlador T+H, evitando a su vez el escape de los olores. 

    El Step Transformer controla la velocidad de los ventiladores de una sala de cultivo en función de la temperatura.

    Con el Grower Climate no necesitas varios cuadros de conexión, puedes conectar tu iluminación, calefacción, extracción y demás periféricos de tu cultivo y decidir sobre los factores con un simple vistazo a tu cuadro climate.

    Si estas cultivando con dos salas o habitaciones distintas no te preocupes, el mini controler es capaz de controlar el clima en dos espacios separados ya que incorpora dos sensores, los cuales podrás situar en habitaciones distintas, y a su vez programar de forma independiente cada una de ellas.

    Si eres un gran cultivador tenemos lo que necesitas, el mejor controlador de clima del mercado, capaz de controlar el clima de la sala a la vez que realiza las funciones de ventilación  y extracción y renovación del aire. Todos los periféricos en un solo sistema, Opti-Climate es el mejor control que puedes dar a un cultivo sin ninguna duda.

  • Accesorios de Ventilación y extracción

    Realizar una correcta instalación de ventilación o extracción en nuestro cultivo es fundamental para el buen funcionamiento de nuestras plantas, el aire limpio proporcionado por una entrada de aire fresco, así como la renovación que generan los extractores, son algunos de los factores mas importantes en un cultivo.

    Para la correcta y sencilla instalación ponemos a tu disposición una serie de accesorios que te serán de gran utilidad en el montaje de tu cultivo.

    Es bien conocido en todo el sector el hecho que muchos cultivadores unen los tubos de ventilación con cinta adhesiva, pero en habitaciones con altos niveles de humedad termina por despegarse, y en muchas ocasiones, el tubo acaba suelto sin desembocar en la salida. Con las abrazaderas metálicas este problema lo tendrás solucionado con un simple destornillador.

    Para la unión de los tubos de ventilación hay disponible distintas acoples que puedes utilizar.

    Puedes falcar una corona sobre una madera o superficie plana previamente agujereada, y tendrás lista la salida de tu extracción de una forma sencilla y limpia, sin necesidad de romper paredes.

    Dispones de un solo extractor y quieres recircular el aire de varias habitaciones, con las uniones en Y o las uniones en T, podrás guiar el sistema de extracción a tu gusto.

    Necesitas tubo de un diámetro inferior a mitad de una instalación, el extractor que has comprado es de un diámetro superior a tu filtro de carbón? Con una simple reducción metálica puedes tener unidos tus dos elementos periféricos de cultivo.

    Protege las entradas o salidas de aire frente a plagas, evita la entrada por los conductos de ventilación utilizando las mallas Bug Blocker al final de cada segmento de tubo.

    Con la válvula a tres vías de Opticlimate decidirás de que habitación refrigerar o recircular el aire.

  • Tubos, Cajas y Silenciadores

    Cuando realizamos una instalación en una sala de cultivo, bien sea de iluminación o de extracción los extractores utilizados emiten unas vibraciones y sonidos, que en ciertos casos, pueden ocasionarnos problemas. Si tenemos vecinos cerca que puedan escuchar los extractores, o simplemente se escuchan desde la calle, fácilmente acaben por descubrir nuestro cultivo. Los elementos para minimizar el sonido son muy efectivos, logrando reducir casi por completo el sonido que pueda producir cualquier extractor.

    Al realizar la instalación de los tubos de ventilación, hay que tener en cuenta que al conectar el recorrido del tubo y encender el extractor, este va a empezar a vibrar por el paso del aire, por lo que tienes disponibles varios formatos de tubo, teniendo en cuenta la necesidad de cada caso.

    Para instalaciones pequeñas, que requieren extractores de bajo caudal se puede utilizar el tubo de aluminio convencional, un tubo micro perforado de aluminio. Hay que evitar colocar este tubo cerca de salidas o si la luz, en caso de ser una instalación de "Cool tubes", ya que la luz es capaz de traspasar el tubo, y esto, puede crear problemas en el ciclo de las plantas, o bien, que  sea visible desde el exterior la luz emitida por la bombilla en caso de ser una instalación de luz "Cool tubes".

    En estos casos puedes utilizar el tubo de aluminio reforzado, recubierto con una capa plástica impermeable, siendo completamente opaco con la misma flexibilidad que el tubo de aluminio convencional.

    Para las instalaciones de mayor tamaño, o para casos en los que tengamos que omitir cualquier sonido, lo mejor que se puede utilizar es el tubo insonorizado. Este tubo de aluminio recubierto de fibra de vidrio y una segunda capa de aluminio es el mejor aliado de grandes extractores, ya que es capaz de reducir el sonido de la instalación casi por completo.

    Para garantizar el aislamiento acústico total de una instalación hay que revisar todos los puntos que emitan sonido, y el que más sonido emite es el propio extractor. Colocando el extractor dentro de las cajas insonorizadas se consigue aislar tanto el sonido emitido por el motor, como las propias vibraciones generadas por la rotación de las aspas, y está disponible en varios formatos, válidos para la mayoría de extractores del mercado.

    Si lo que deseamos es silencio completo en la instalación, tenemos que instalar un silenciador directamente al extractor, diseñado para aislar cualquier sonido emitido por la circulación del aire a gran velocidad.

  • Calefacción

    Controlar la temperatura puede marcar la diferencia entre el éxito o el fracaso en un cultivo, ¿ que pasa si la temperatura está por debajo de la apropiada para el cultivo? En este caso empiezan ciertos problemas, que en caso de no solucionarse o no tenerlos en cuenta pueden hacernos perder todo nuestro trabajo.

    Si necesitamos hacer esquejes en una clonadora, o germinar nuestras semillas y la temperatura del ambiente o del agua aplicada es muy fría, los esquejes no van a enraizar y acabarán por podrirse. Lo mismo ocurre con el germinado de las semillas. Durante los primeros días se le aplica agua constantemente, y en caso de estar por debajo de los 18 grados empezarán los fallos de germinación. Para acabar con este tipo de problemas coloca una manta calefactora bajo la clonadora, y te mantendrá una temperatura apropiada, acelerando los tiempos.

    Para el control de la temperatura del agua en cubas de sistemas hidropónicos o de esquejado múltiple, tienes disponible calentadores de agua con regulador de temperatura, manteniendo una temperatura constante en tu sistema hidro.

    El control de la temperatura en la sala de cultivo es fundamental para el correcto funcionamiento y asimilación de nutrientes por parte de las plantas, para ello tenemos calefactores industriales de gran caudal, capaces de subir la temperatura de grandes espacios de cultivo.

  • Control de Humedad

    Controlar la humedad de un cultivo es complicado, ya que en cada ciclo requiere una humedad diferente. Algunas veces nuestro cultivo no acaba de llegar al 100% de su potencial, y esto es debido a pequeñas variaciones del clima, lo que nos afecta en variaciones constantes de humedad o temperatura en el interior de nuestra sala de cultivo.

    Cuando una humedad es baja en un cultivo, las plantas no consiguen mantener el nivel de humedad necesaria y empiezan a marchitarse ya que la humedad en el aire es demasiado baja para mantenerlas con el nivel de humedad correcto para evitar problemas. Para subir la humedad relativa de un cultivo lo único que necesitamos es instalar un humidificador.

    En función del tamaño de tu cultivo tienes disponibles diferentes formatos, con caudales distintos, para adaptarse a las necesidades de cada cultivador. Para cultivos pequeños puedes utilizar el humidificador cornwall de 6L con regulador de intensidad, lo cual facilita mucho ajustar el nivel de humedad deseado en el cultivo. 

    También tienes la opción de trabajar con humidifcador por ultrasonidos convencional, el cual puedes conectar al controlador de humedad cornwall, y eligiendo la humedad deseada, encenderá o apagará el humidificador en función de la necesidad.

    Para cultivos de gran tamaño hay disponibles humidificadores profesionales con altos caudales, capaces de subir la humedad en grandes espacios de cultivo. Pero la joya de la corona es el humidificador Cezio, el más potente del mercado, preparado para las mayores salas de cultivo.

    Para el control de la humedad en grandes salas de cultivo es recomendable la instalación de un controlador profesional de humedad, para evitar las oscilaciones que puedan perjudicar a nuestro cultivo. Conecta tu humidificador al controlador, escoge la humedad deseada y mantén la sala estable.

    Si por el contrario necesitamos disminuir la humedad en nuestra sala de cultivo, necesitamos un deshumificador, el cual atrapa la humedad del ambiente y la almacena en un pequeño depósito que se vaciará periódicamente. Están disponible en dos modelos con intensidades distintas, elige según tus necesidades.


La climatología varía en función de la zona en la que nos encontremos. En cultivos de exterior estamos muy limitados a la hora de tener un control climático. Lo único que podemos hacer es anticiparnos a posibles inclemencias, estar atentos ya que las plagas y afecciones fúngicas son bastante comunes, y retirarlas o cubrirlas en caso que fuera necesario.

Si hablamos de cultivos de interior es muy importante tener controlado el micro-clima de nuestro cultivo. 

Es necesario que en la sala de cultivo haya movimiento de aire, para ello debes colocar ventiladores. Los hay disponibles en varios tamaños y formatos, tanto si lo quieres colgar de la pared o prefieres ventiladores de pie o pinza.

Para la renovación del aire de nuestro cultivo utilizamos extractores, los cuales están disponibles en varios caudales, siempre en función del tamaño de la sala de cultivo. Si tienes cualquier duda con el cálculo para la renovación de aire ponte en contacto con nosotros, lo resolveremos juntos.

Para variar la humedad de la habitación puedes instalar un humidificador o un deshumificador, en función de los parámetros de la sala o los niveles que queramos conseguir.

Los cultivadores mas experimentados dan el paso a la instalación de generadores de Co2, lo cual incrementa el nivel nutricional de las plantas, incrementando el rendimiento llegando a aumentar cosechas por encima del 25%.

Los parámetros deben estar entre unos rangos vitales para la planta. Puedes controlarlos de forma manual o instalarte un controlador climático, con el cual tendrás un clima óptimo en tu sala de cultivo. Conecta tus sistemas al controlador y éste regulara los periféricos para mantener el clima adecuado.

Para la instalación de tu sistema de extracción puedes elegir entre los varios accesorios de ventilación que puedes necesitar en tu cultivo

Todos los accesorios necesarios para la unión de extractores, reducciones, uniones en varias formas...