Genehtik 

Genehtik nace como resultado de muchos largos años de trabajo de cultivo intenso y de compartir e intercambiar genéticas, información y experiencias con cultivadores y breeders(criadores) amateurs y profesionales, reconocidos y desconocidos de diferentes países y continentes del mundo.

Llevan desde finales de los años 90 manteniendo variedades de marihuana muy especiales, autenticas campeonas en muchos casos. Del ensayo de diferentes cruces con ellas y con otras semillas de marihuana provenientes de diferentes partes del mundo,  logrando crear sus propias variedades completamente estables y de calidad.

Genehtik garantiza la máxima calidad genética de todas sus semillas, manteniendo las características de los padres y conservando los aromas, sabores y efectos así como asegurando una estabilidad y vigor tanto en el desarrollo como en la estructura de la planta. Garantizando siempre que prácticamente el 100% de las semillas de marihuana ofrecerán flores femeninas.

Todas las semillas de Genehtik están seleccionadas y limpiadas manualmente para asegurar la máxima calidad, con un envasado en microtubos para asegurar su óptima conservación.

En el catalogo encontrarás una amplia gama de genéticas seleccionadas por este gran banco para poder elegir, con distintos sabores, efectos, aromas, tiempos de floración, producción,...

Subcategorías

  • Autoflorecientes Genehtik

    Las semillas de marihuana autoflorecientes poseen un ciclo vital de entre dos y tres meses, o sea que las puedes cosechar en ese espacio de tiempo. No dependen de un ciclo de luz (dia/noche) para su floración sino que florecen naturalmente, que suele ser a partir de la 3a a 5a semana de crecimiento.

    Las semillas de marihuana autoflorecientes son fáciles de cultivar, no son muy exigentes y rápidas de cosechar.

    Las semillas de marihuana autoflorecientes estan creadas a partir de cruces de plantas de cannabis indica o sativa con plantas de cannabis rudelaris. El cannabis rudelaris tiene su origen en regiones septentrionales del mundo, posee un ciclo vital de entre dos y tres meses debido a su adaptación al medio con pocas horas y escasa intensidad de luz y son plantas muy fuertes y resistentes. Gracias a este cruce las semillas autoflorecientes tienen gran rapidez de floración (de 2 a 3 meses) evitando problemas de plagas, hongos, moho o enfermedades típicas del cannabis. Este cruce con cannabis rudelaris también nos permite cultivar estas semillas en zonas donde hay condiciones climáticas duras.

    Nos permiten ser cultivadas en exterior de marzo hasta octubre (para el hemisferio norte) y de septiembre hasta abril (para el hemisferio sur), permitiendo varias cosechas por temporada. También podemos cultivarlas en interior con 18 horas de luz y 6 horas de oscuridad durante todo su ciclo.

    Suelen ser plantas de estatura corta con pocas ramas y ramificaciones e ideales para espacios reducidos como balcones. Debido a su fácil cultivo son especialmente recomendables para cultivadores novatos.

  • Feminizadas Genehtik

    Las semillas de marihuana feminizadas siempre nos ofrecen plantas exclusivamente con cromosomas femeninos (XX) o dicho de otra manera, plantas hembra. De esta forma evitamos que salgan plantas macho en el cultivo, asegurando siempre el cultivo de plantas femeninas y obteniendo los preciados cogollos resinosos con distintos sabores y efectos buscados por los cultivadores de cannabis.

    La elección de semillas de marihuana feminizadas nos asegura que solo crecen plantas hembra, sin cromosomas masculinos, y nos evita el engorroso trabajo al principio de la floración de eliminar las plantas macho del cultivo para evitar la polinización de las hembras y la baja producción de tricomas. En otras palabras las semillas de marihuana feminizadas nos facilitan el cultivo, nos reducen el espacio y el tiempo de cultivo porque no tenemos que retirar las plantas macho que ocupan espacio y pueden echar a perder nuestro cultivo.

    Para obtener semillas de marihuana feminizadas se revierte el sexo a una planta femenina para producir polen con el que polinizaremos a otra planta femenina, y el resultado será la obtención de semillas que carecen de cromosomas masculinos. Esto es posible gracias a la habilidad que posee el cannabis para producir órganos reproductivos del sexo opuesto, es un mecanismo de supervivencia y un factor para adaptarse a cualquier tipo de clima del mundo aún teniendo condiciones desfavorables.

    Genehtik nos ofrece un amplio abanico de posibilidades, variedades para todos los gustos y necesidades, pudiendo cultivar auténticas maravillas genéticas, cruces que te sorprenderán sin duda.