Medios de cultivo 

El medio de cultivo es una elección importante a tener en cuenta, puesto que va a influir directamente en la producción que se obtenga. Los sustratos o medios de cultivo con suelo, son una buena opción tanto para cultivadores principiantes, como para las personas mas experimentadas.

Podemos variar la calidad, la textura, la capacidad de retención de agua. Variar la estructura de un suelo nos ayudará a obtener el nivel de evapotraspiración óptimo para nuestro suelo, evitando cualquier problema radicular.

En el mercado existen distintos tipos de sustrato en función de los fertilizantes a utilizar.

Los sustratos (light) carecen de nutrientes, por lo que están fabricados para ser utilizados junto a una tabla de fertilizantes líquidos, o enriquecer la tierra para aportar los nutrientes necesarios, esto modificará su estructura y generará mayor retención de agua, que es el principal problema de los sustratos light.

Los sustratos completos, profesionales o (All) incluyen lo necesario para mantener una planta sana y nutrida durante las primeras fases, por lo que se obtienen mejores resultados sin necesidad de aportes externos de nutrientes.

Para cultivo sin suelo tenemos disponible lana de roca en varios formatos, espuma micro perforada, así como todos los elementos y accesorios necesarios para tus cultivos hidropónicos o aeropónicos.

Tanto si cultivamos en exterior, y sobre todo si trabajamos en cultivos de interior, hay que elegir una maceta o contenedor para nuestras plantas. Es muy frecuente preguntarse de cuantos litros poner las macetas, si las ponemos blancas o negras, las hay redondas y cuadradas. Demasiadas dudas que se pueden resolver de una forma sencilla.

Para cultivos de exterior, tenemos la opción de cultivar directamente en el suelo, enriqueciendo la zona con sustrato de calidad, o podemos escoger un contenedor redondo de tamaño considerable, a ser posible de color blanco, puesto que nos ayudará a mantener el sistema radicular mas fresco.

En cultivos de interior se elije el tamaño de la maceta en función del sistema de cultivo que se escoja y el número de plantas que se quieran por metro cuadrado o lámpara. Las macetas mas utilizadas son las negras rígidas y cuadradas, y los tamaños mas utilizados para cultivo indoor son de 7 y de 11 litros, variando en función del sistema de cultivo.

Subcategorías

  • Macetas y Bandejas

    A la hora de empezar un cultivo siempre surgen muchas preguntas. Que macetas debo utilizar? Las necesito redondas o cuadradas? Blancas o negras? Y como dreno el agua? Con un plato o con una bandeja? Y si instalo una mesa de cultivo con soporte para poder realizar buenos lavados de raíces?

    Aquí podrás encontrar todo lo que necesitas para empezar tu cultivo, siguiendo tu sistema preferido, o el que mas se ajuste a tus necesidades.

    Para los cultivos de exterior podemos escoger entre alguno de los contenedores redondos, siendo blanco si es posible, para así, evitar las altas temperaturas generadas por los materiales oscuros, y a su vez proteger el sistema radicular de problemas de estrés causados por los climas extremos. Para el drenaje de macetas situadas en exterior y la protección ante problemas fúngicos es recomendable aislar la maceta del suelo utilizando platos para nuestras macetas, evita el contacto directo con el suelo y la formación de hongos por exceso de humedad y fomenta la aireación en la base de la maceta.

    Dentro de un cultivo de interior es muy importante aislar nuestro cultivo preparándolo para los riegos que efectuaremos durante todo el ciclo así como una forma para poder desechar el agua sobrante.

    Es bien conocida la utilización de platos para las macetas en una disposición aleatoria dentro de una misma habitación, pero en este caso, si queremos realizar un buen lavado de raíces tendremos que sacar una a una las plantas de nuestro cultivo, normalmente a una cuba o al plato de ducha en el que aplicamos agua en exceso.

    Las bandejas de cultivo nos facilitan el trabajo a la vez que nos permiten cultivar en espacios ya determinados, pudiendo seguir un marco de plantación y un orden en la disposición de las macetas.

    Para un control total del lavado y de los riegos instalaremos una mesa de cultivo con soporte, lo cual nos va a permitir colocar una cuba bajo el desagüe de la bandeja, recogiendo el sobrante de los riegos e impidiendo que las plantas se nutran de agua con excesos minerales.

  • Sustratos y componentes

    El sustrato es la base fundamental para un buen cultivo en suelo o maceta. Es el medio del cual nuestras plantas van a nutrirse, y a su vez generar el anclaje. La composición del sustrato compone la estructura y el nivel de nutrientes disponibles, y está directamente relacionada con el crecimiento de nuestras plantas. 

    En el mercado hay disponibles distintos tipos de sustratos convencionales, los cuales podemos abarcar en tres grupos, en función del nivel de nutrientes. Son los distinguidos:

    • Light Mix.
    • Grow Mix o Complete Mix.
    • All Mix.

    Los sustratos calificados como light mix, son aquellos que menos nivel de nutrientes llevan en su composición. Estos sustratos pueden aguantar sin ningún problema una o dos semanas sin necesidad de abono líquido y sin marcar ninguna carencia. Este tipo de sustrato está disponible en varias de las mejores marcas del mercado, y a su vez en dos formatos distintos. Se presentan en sacos de 20 o 25 litros (según marca) y en sacos de 50 litros.

    Los sustratos grow Mix o Complete Mix, son sustratos con un nivel de fertilizantes superior a los light mix, pudiendo aguantar incluso 3 semanas sin marcar carencias, pero se recomienda fertilizar desde principio de la 3ª semana para no frenar el nivel de crecimiento por el descenso de nutrientes en el sustrato.

    Si hablamos de los sustratos All Mix, son aquellos con un mayor nivel de fertilización. Estos medios están preparados para mantener una planta sin carencias y con un nivel de alimento correcto durante 4 semanas aproximadamente. Estos sustratos nos permiten pasar prácticamente la fase de crecimiento sin necesidad de fertilizar con líquidos.

    También hay sustratos pensados y preparados para la fase de floración, con unos niveles de potasio superiores, además de añadidos como harina de lava (nos ayuda frente altas temperaturas), o guano de murciélago, rico en potasio.

    Para realizar tu composición perfecta, tenemos a tu disposición los mejores materiales, para poder crear tu estructura idónea.

    Si necesitas más retención de agua sin apelmazar el sustrato, puedes mezclar vermiculita en tu sustrato, le dará mayor capacidad de retención y una esponjosidad extra.

    Estas buscando darle una mayor aireación a tu sustrato, con la perlita lo conseguirás, aportando un 20% conseguirás una estructura totalmente nueva.

    Si estás cultivando en un sistema hidropónico, la arcilla expandida es un material muy eficaz por su gran capacidad de aireación del sistema radicular, dotando a la planta de un crecimiento rápido y exuberante.

    Si dispones de un sistema de riego, puedes cultivar directamente con coco, este material a pesar de no tener nutrientes, mantiene muy bien la humedad y las reservas de agua, lo que favorece al crecimiento continuo y uniforme de las plantas aunque es conveniente tener control sobre la cantidad de agua aplicada por riego, recomendable un sistema de goteo.